LAS «CRUCES DE MAYO»

La Iglesia ha dedicado dos fechas a celebrar la santa Cruz: el 3 de mayo y el 14 de septiembre, intercambiando entre ellas los títulos y motivos. En la segunda, rememorando que el 14 de septiembre del año 320 santa Elena halló la Cruz en Jerusalén, celebramos ahora «La exaltación de la santa Cruz».

La del 3 de mayo, que permanece en la tradición popular aunque no tenga celebración litúrgica, recuerda también hechos históricos. En mayo del año 614, Cosroes, rey de los persas, saqueó Jerusalén y se llevó la Cruz a su país. Pero el emperador Heraclio derrotó a los persas, recuperó la Cruz y la entregó solemnemente al patriarca de Jerusalén el 3 de mayo del año 630. Esta recuperación llenó de entusiasmo a la Iglesia y particularmente a los latinos, que no tardaron en celebrar la fiesta de la santa Cruz en esta última fecha.

Es la recuperación del leño Vertical, ya que el Horizontal fue llevado a Roma. El Emperador Heraclio quiso él llevarlo hasta el Calvario, cuando se lo entregaron no podía levantarlo, ya que llevaba los ropajes de Emperador, entonces el Patriarca le comunicó que hasta que no se despojase de los ropajes de emperador no podría llevarlo, pues Jesús lo llevó desnudo, entonces se despojó de sus ropajes imperiales y entonces pudo llevarlo sin dificultad hasta el Calvario.

En la imagen: Cruz de Mayo. Convento Nuestra Sra. de los Ángeles. Promotor Falla Regne de Valencia San Valero

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR