Fiesta de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli

El 1 de marzo, primer viernes del mes, a primera hora de la mañana, como manda la tradición, las puertas de la iglesia de san Antonio se abrían más temprano que de costumbre y con un sol que lucia en todo su esplendor, augurando un día no menos esplendido, comenzaron a llegar los primeros devotos que no pararon durante toda la jornada para postrarse a los pies de su Jesús, a pedir y a dar gracias.

Así lleva sucediendo cada primer viernes de marzo desde hace más de 70 años cuando la Sagrada Imagen, creada a semejanza de la venerada en Madrid, llegó a la ciudad de Ávila, recibiendo el cariño y fervor de gran número de abulenses y que aún hoy continúa.

A las 18.30h, después de la primera Eucaristía de la tarde, la Imagen de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, acompañada por los fieles que llenaban la iglesia y otros muchos que aguardaban a la puerta, salió a recorrer las calles del barrio con el rezo del Viacrucis que, este año, discurrió con toda tranquilidad y se pudo completar después de que en los últimos años, las inclemencias del tiempo provocasen su suspensión. A su llegada a la iglesia tuvo lugar la Solemne Eucaristía presidida por nuestro Obispo D. José María.
Al concluir se pudo venerar la reliquia del Lignun Crucis y continuar con el Besapiés.

No es devoción falsa y loca
traer besos en la boca
nacidos del corazón;
es como mejor se invoca
y, a la vez, se otorga un don.

Así dio la Magdalena

dolor y amor en su escena.

Así te damos, Señor,
plegaria, cariño y pena
en todo un beso de amor.

(Fray Mauricio de Begoña)

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR