Encuentro interreligioso por la paz en El Espíritu de Asís. San Francisco El Grande, Madrid.

El día 27 de octubre celebramos en nuestra iglesia de San Francisco el Grande de Madrid un encuentro interreligioso por la paz en El Espíritu de Asís organizado por la OFS de este convento, por la Comisión Diocesana de Ecología Integral Archidiócesis de Madrid y por la fraternidad de S. Francisco el Grande con el lema: “La PAZ y el CUIDADO de la CASA COMÚN”.

“Un año más, la familia franciscana y el archidiócesis de Madrid (este año a través de la Comisión Diocesana de Ecología Integral), celebramos juntas una nueva edición de los encuentros interreligiosos por la Paz, en el Espíritu de Asís.

Hoy es un día muy especial, pues coincide también con la clausura del Sínodo de Obispos para la Amazonía, en Roma. Un sínodo que durante las últimas semanas ha debatido y escuchado el clamor de las tribus originarias de la Amazonía y a las comunidades cristianas que lo habitan y que ya ha publicado sus propuestas. En las últimas décadas, la región de la Amazonía, al igual que otras selvas en Indonesia y África, han sufrido violentamente la destrucción de su biodiversidad, para abastecer la creciente demanda de los consumidores en el mercado internacional. Talas masivas y quema incontrolada de bosques, han dañado la obra creada por el Dios de Abraham, nuestro Padre Común, provocando la extinción de especies animales y vegetales, que ya no darán gloria a Dios, ni podrán servirnos de inspiración, a través de su contemplación y estudio. Esta violenta destrucción nos afecta a todos, pues acelera dos indicadores vitales para la supervivencia de la vida, tal y como hoy la conocemos: la aceleración del Cambio Climático y la pérdida irreversible de biodiversidad. Todo está conectado y por tanto también la muerte se ha cernido sobre las comunidades que habitan estas regiones y que luchan por los derechos humanos de los pueblos originarios y aun sin saberlo, por nuestra propia existencia. Cristianos y gente de buena voluntad, asesinados cual mártires, por su defensa de la Creación, los pulmones de la Casa Común. Ante este grito desesperado, el Sínodo de Obispos para la Amazonía ha trabajado codo con codo con sus representantes para buscar soluciones y mostrar la determinación de la Iglesia Católica Romana en el apoyo a estas comunidades perseguidas y maltratadas, desde la conversión por una ecología integral. La Paz, es muy necesaria en estas regiones y por eso os rogamos tengamos presentes estas situaciones, en nuestra oración y en nuestros actos diarios. Pero no es una tarea que nos competa a solo a los cristianos, como bien indica el Papa Francisco, es una tarea común, en la que las diferentes tradiciones religiosas tienen mucho que aportar, si colaboramos unidos por la Paz, a través del cuidado de la Casa Común”. (Carlos Jesús Delgado, Comisión Diocesana de Ecología Integral del Arzobispado de Madrid)

A dicho encuentro fueron invitados:

  • D. Carlos Amigo Vallejo, Cardenal Arzobispo emérito de Sevilla;
  • Don Gabriel Prisiallni, Presidente de la Comunidad judía Masortí de Bet El, y miembro de la Junta Directiva de MasortíEurope. Una de las comunidades judías que más practica el diálogo interreligioso en nuestra ciudad, desde que fuese constituida en el año 1991;
  • El Pastor Don Alfredo Abad, Presidente de la Comisión Permanente de la Iglesia Evangélica Española (iglesia miembro del Consejo Mundial de Iglesias) y Presidente de la Conferencia de Iglesias Protestantes de los Países Latinos de Europa y
  • Temirjón Temirzoda Nazir, Presidente de Arco Forum y Director de Programas Culturales y Cooperación Internacional de la Asociación Hispano Turca y de la Casa Turca. Coordinador de las ediciones del Concierto de las Tres Culturas que anualmente se celebran en Madrid y miembro de diferentes foros de diálogo interreligioso. Una persona de Paz.

Después de las lecturas: Génesis (8, 1-18; Biblia BTI) e Isaías (58, 6-12 Biblia BTI) cada uno, en su intervención, expuso lo que es la paz en las diferentes tradiciones religiosas reunidas en la fe de Abraham. A continuación recitamos todos la Oración por nuestra tierra (Laudato Si, 246) y, como signo de nuestro compromiso, se repartió un sobre con diversas semillas.

La celebración estuvo muy animada por los diversos cantos y por la gran concurrencia de fieles, principalmente de la familia franciscana.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR