La Anunciación no es un Fake News

La anunciación del nacimiento del Hijo de Dios a María, no es una ‘fake news’. Una falsa noticia al uso y abuso de los poderes mediáticos ocultos. La anunciación es una noticia grávida de promesa y cierta de futuro, porque Dios es buena noticia en el Jesús que se anuncia: “He aquí, estoy a la puerta y llamo.” (Ap, 3,20)

Pero Dios, que anda siempre liado con nuestros líos, no tiene ‘blogs’ para tenernos al día, ni un ‘periódico digital’, con el que actualizar la información de su anuncio. El Padre nuestro que está en los cielos, no está en las nubes, pero se hace carne. No se almacena en ‘iCloud’, pero prodiga decires de profetas y pregones de promesas en la Biblia.

Dios no navega en la red en el mar del internet. De momento nadie lo ha buscado en ‘google’, ni se ha encontrado un video suyo, profesional o casero, en ‘youtube’. Mientras que sí se halla en la perla preciosa del icono evangélico de Lucas (Lc 1,26-38). Una imagen sin fotos que subir en ‘instragram’, pero que se queda gravada en la retina de los sencillos. Una noticia sin colgar ni compartir en el muro de ‘facebook’, pero que reescribe la historia para siempre.

En la anunciación Dios viene, pero su Hijo no llega por AMAZON. Sí se acerca por un ángel. Mensajero divino, que no manda avisos por ‘WhatsApp’. En cambio, dice de viva voz que la Palabra se hace carne… y para enriquecernos con su pobreza, no hace falta pagar en efectivo, ni con tarjeta ni con el móvil… Porque no se puede calcular su valor, la gratuidad del amor de Dios no tiene precio, ni en euros ni en ‘bitcoin’. Sólo pide a cambio la moneda del ‘fiat’ de una joven nazarena y de un carpintero soñador.   

Pues se nos anuncia Jesús. Alguien que no tendrá nombre artístico, ni afiliación ni papeles, sin ‘NIF’ y sin código ‘QR’, sino que su nombre, Jesús, es ya toda una misión: ‘Dios-está-salvando’. No será un mero ‘influencer’, sino el Mesías. Cristo no ofrecerá servicios de ‘coaching’ espiritual ni ‘counseling’ religioso, será el Maestro. El Señor no será un ‘youtuber’ de tutoriales para alcanzar la felicidad, sino el Salvador que dará la vida para que nosotros tengamos VIDA en su nombre.    

Ni siquiera al anunciarse, el Hijo hace alarde de su categoría de Dios (Filp 2,6).  Para conocerle no sirve ‘PC’ ni ‘Mac’, ni precisa ‘Android’, ‘iPhone’, ‘iPad’… Se anuncia despojado de su rango, bajo la condición de esclavo, como un hombre obediente, rebajado hasta la muerte y una muerte de cruz (Filp 2,7-8) … Para encontrarle hay que salir a recorrer su misterio pascual. No hay otra, los clavos no son breves ‘tuits’ de ‘Twitter’; son las marcas de su pasión, muerte y resurrección. Misterio hacia el que nos orienta la cuaresma, recorriendo la carne que somos, orando diálogos, ayunando estorbos, haciéndose limosna y soñando una Pascua de Fraternidad.

“Soñemos como una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana, como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la riqueza de su fe o de sus convicciones, cada uno con su propia voz, todos hermanos.” (Papa Francisco, Fratelli tutti, n. 8)

Hablando de soñar, permítasenos hoy la licencia de soñar la Anunciación en estos tiempos recios de pandemia. Te invitamos a "soñar" aquí

La anunciación no es una "Fake News"  Soñando La Anunciación

Roma, 25 marzo 2021 
Fray Vidal Rodríguez López ofm

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR