• Inicio
  • Cada día con Francisco de Asís

Octubre 16

Debido a los muchos dolores de las enfermedades, no podía descansar; y observaba que los hermanos andaban muy solícitos y afanosos por atenderle.
Así, movido de piedad y compasión, dijo una vez a sus compañeros : “Carísimos hermanos e hijitos míos, no os pese atenderme en la enfermedad, porque el Señor, mirando a este pequeñuelo siervo suyo, os galardonará en esta vida y en la otra con el fruto de las obras que ahora os veis obligados a omitir por cuidarme en la enfermedad; es mas, adquirís mayor ganancia que si trabajarais a favor vuestro, porque todo el que me ayuda, ayuda a toda la Religión y a todos los hermanos. Y aun podéis decirme: “Contigo haremos nuestros gastos, pero por ti será el Señor nuestro deudor”.

(EP 89)

V/ En alabanza de Cristo y su siervo Francisco.
R/ Amén.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR