Un Dios a nuestra medida

Juan (6,22-29)Evangelio según san Juan (6,22-29)

 Después que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el lago. Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del lago notó que allí no había habido más que una lancha y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos. Entretanto, unas lanchas de Tiberiades llegaron cerca del sitio donde habían comido el pan sobre el que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo has venido aquí?»
Jesús les contestó: «Os lo aseguro, me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.»
Ellos le preguntaron: «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?»
Respondió Jesús: «La obra que Dios quiere es ésta, que creáis en el que él ha enviado.»
Palabra del Señor

Jamás se había visto cosa igual: ¡dar de comer a toda una muchedumbre! Todos buscan a Jesús, a este Dios que sirve a los intereses del hombre, al "Dios-comerciante" que distribuye sus beneficios a los que le han gritado lo suficientemente fuerte.
Esta imagen de Dios es inadmisible.
Si, cuando hablamos de Dios, se trata solo de encontrar una prolongación del hombre entonces tienen razón los que ya lo han enterrado. Si Dios fuera solo el eterno suplidor de las deficiencias humanas o un superhombre, o la prolongación infinitamente agrandada de nuestras nostalgias, entonces, sí, deberíamos matar a Dios: ¡Me buscáis, no porque hayáis visto signos, sino porque habéis comido pan! Este es siempre el mayor de los peligros para los que seguimos a Dios: hacerlo a nuestra medida, buscar solo el Dios que nos satisfaga nuestras necesidades.
Queremos hacer de Dios un Dios-panadero y él huye. El Dios de la fe está siempre en el silencio de la adoración, cuando su rostro se transparenta en las huellas de su presencia. Solo Dios habla bien de Dios, y solo Cristo es "el intérprete" del Padre: "lo que tenéis que hacer es creer en el que me ha enviado".
Jesús se fue de allí e invitó a que lo siguieran. Nadie puede manejar a Dios.
¿Tú, realmente, porque sigues a Jesús?

¡Paz y Bien!

XXI Religion Today Film Festival  

26-09-2018

...

Continuar Leyendo

Subimos a la Verna porque queremos tocar …

18-09-2018

...

Continuar Leyendo

La Orden da nueva vida a su presencia en …

14-09-2018

...

Continuar Leyendo

Perdón de Asís 2018: “Destruye los m …

13-09-2018

...

Continuar Leyendo

Educación de la fe en el “Terra Santa …

12-09-2018

...

Continuar Leyendo

Fue elegido el nuevo Ministro general OF …

11-09-2018

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR