¡Ya no hay rediles¡

Juan (10,1-10)Evangelio según san Juan (10,1-10)

 En aquel tiempo, dijo Jesús: «Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido, pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por su nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.»
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos: pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entra por mí, se salvará, y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago: yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.»
Palabra del Señor

Jesús polemiza con sus adversarios habituales, los fariseos, que encierran a la gente en el reducido ámbito de sus doctrinas y reglamentos. Son ladrones, bandidos, lobos... que roban, saquean y destruyen, acorralan a sus fieles para protegerlos, guardarlos y mantenerlos a rayas.
Jesús se presenta como "la Puerta". La nueva fe que trae no se cierra a unos pocos ni se reduce al cumplimiento escrupuloso de unas normas.
Ya no hay rediles. Jesús abre el mundo de Dios al mundo del hombre. Nos abre al infinito de la aventura con Dios.
"Yo soy la Puerta", dice:"y derribo las murallas del miedo, de la defensa y de la cicateria". Quien pasa a través de mí se salvará y accederá a la tierra donde sopla el Espíritu de Dios, el viento de la libertad.
"Yo soy la Puerta", quien pase a través de él se verá unido a una comunidad en la que los vínculos interiores de conocimiento, de amor y de mutua participación son más fuertes que los vínculos creados a base de construcción y de prescripciones.
Jesús conoce a sus ovejas, porque ha asumido su carne y se ha hecho una de ellas. Por eso, cuando les habla, se dirige a su corazón y las ovejas reconocen su voz. El Hijo del Hombre no aplasta al hombre, sino que lo levanta y, en amoroso cara a cara, le revela que el amor es posible. Jesús es la Puerta que se abre sobre el infinito de Dios, un infinito de bondad, de misericordia y de libertad.

¡Paz y Bien!

Acta Ordinis Fratrum Minorum 2018/03

21-05-2019

La última edición de ACTA ya está disponible para su descarga:

N. 3 – AN. CXXXVII – SEPTEMBRIS-DECEMBRIS 2018  (pdf)

 

Continuar Leyendo

Anunciar el Evangelio & ofrecer la Paz | …

21-05-2019

...

Continuar Leyendo

Comunicado de Prensa

20-05-2019

...

Continuar Leyendo

Celebraciones por el 800 aniversario de …

20-05-2019

...

Continuar Leyendo

Felicidades por la Celebración de Vesak …

17-05-2019

...

Continuar Leyendo

Carta del Papa Francisco para el encuent …

16-05-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR