Que todos se salven

Juan (6,35-40)Evangelio según san Juan (6,35-40)

 En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed; pero, como os he dicho, me habéis visto y no creéis. Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Ésta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.»
Palabra del Señor

Consuela saber que la preocupación mayor de Jesús es que no se pierda ninguno sino que todos se salven, y en la cruz nos ha dado la única ley de crecimiento en la fe: "si el grano de trigo no muere, no puede dar fruto". En cristiano, no hay más que esta ley: la de la vida entregada, la de la esperanza que asume el riesgo, la del comenzar de nuevo, una y otra vez, desde la sola confianza en la fidelidad del Espíritu. Es eso consiste la vida eterna.

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Los Franciscanos en Libia

14-05-2021

...

Continuar Leyendo

La Semana Laudato Si’ 2021 contará co …

10-05-2021

...

Continuar Leyendo

Celebrando la fiesta S. María Mediatric …

10-05-2021

...

Continuar Leyendo

En memoria de Fr. Cormac Nagle, OFM

07-05-2021

...

Continuar Leyendo

Koinonia 2021 – 1 (N.109): Animar y gu …

04-05-2021

...

Continuar Leyendo

Fraternitas 05.2021 (No. 288)

01-05-2021

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR